Nicaragua: volcan Monotombo

El volcán Momotombo

En Nicaragua es posible salir de turismo desde su capital y a las dos horas estar navegando por el Lago de Managua y luego escalando el volcán Momotombo.

La silueta cónica del enorme volcán es lo que primero sobresale en el paisaje de frondosa naturaleza verde, cuando se viaja por la carretera hacia León.

El volcán borró del mapa en 1609 a la antigua capital, que hoy es León Viejo. Quedan, para la historia, ruinas de templos, de tumbas y de casonas.

“El oro de Nicaragua y de los países vecinos era intercambiado en esta capital, y ricos comerciantes vivían aquí”, dice Ofelia Marulanda, nacida en Managua y residente en Orlando.

La nueva ciudad fue levantada a 30 kilómetros, “pero el Momotombo continúa siendo una amenaza para los pobladores aledaños”.

Se requieren buenas condiciones físicas para subir y bajar el volcán, en una jornada de 8 a 10 horas. “Algunos montañistas prefieren instalar sus carpas, dormir en la cima y reiniciar la excursión desde temprano en la mañana; sin embargo, nosotros bajamos el mismo día”, comentó María Esperanza Somarriba, viajera incansable, quien estuvo al frente de una excursión. “La aventura vale la pena porque la vista es magnífica, se ve el cráter, la ciudad de León, otros volcanes y el océano Pacífico, si el día es de sol y está despejado”, aseguró.

Según datos de la promotora turística Vianica.com, “la actividad volcánica apenas comenzó a ser monitoreada en abril de 2000. Debido a las altas temperaturas de algunas partes del volcán, se ha puesto una planta geotérmica en su base, la cual produce energía del calor volcánico”.

Fuente: www.elnuevodiario.com.ni

Foto: Enrique Córdoba y Maríapaz Pereira